Volver al índice

LA CELEBRACION DE LAS FIESTAS DEL FUEGO EN EL ÁMBITO DEL PARQUE CULTURAL DEL MAESTRAZGO.

Centro para el Desarrollo del Maestrazgo.

3. Principales hitos festivos asociados al fuego.

 

LA CANDELARIA

 

Es llamada la fiesta del fuego o de la purificación de la Virgen María (de hecho se celebra desde el s. IV la purificación de la Virgen), su nombre se debe a la procesión realizada dentro de la iglesia con candelas benditas. La purificación de la virginal y las candelas son el antídoto cristiano de la fertilidad pagana. Las candelas que este día se reparten sirven para purificar a lo largo del año las situaciones "corrompidas" que pueden darse; enfermedades, tormentas,... momentos en los que se enciende la vela bendecida en este día, para combatir esas "anomalías".

Las mujeres que tenían un hijo si era varón debían estar 40 días desde su nacimiento antes de entrar en un templo, (si era hembra, 80). Los 40 días desde el solsticio de invierno, navidad, fecha en la que se celebra el nacimiento de Jesucristo, se cumplen el día de la Candelaria, el 2 de febrero. En muchos pueblos bajo aragoneses en esta fecha todavía se conserva la tradición de llevar a los niños nacidos en el año a la iglesia. Los gentiles romanos acudían al templo con antorchas purificadoras. El Papa Gelasio I muerto en el 496, quiso eliminar la costumbre de celebrar este día acudiendo al templo con fuego, sin conseguirlo quedando las actuales candelas, como resto de aquellas antorchas, guardándose durante el resto del año para encenderlas cuando hay tormenta con el propósito de ahuyentarlas.

El rito del fuego suele acabar en el recinto de la iglesia, no es normal que como en Estercuel además se haga una hoguera en el exterior.

 

La tradición es muy semejante en todos los pueblos, pocas son las variantes, encendiendo la candela varias veces en al acto religioso o llevando unas velas labradas con detalle. En la mayoría de los sitios, se relaciona con su poder para ahuyentar las tormentas si se les enciende cuando empiezan las primeras tronadas. En otras poblaciones como en Crivillén son utilizadas para sanar a los animales.

 

En Alcorisa se reparten velas antes de iniciarse la misa, se encienden y se bendicen, luego se apagan para volver a encenderse durante el evangelio.

 

SAN BLAS

 

San Blas, obispo armenio murió martirizado en el año 316 desgarrado con peines de hierro, pasando a ser patrón de los cardadores, aunque en el Bajo Aragón se le relaciona con el oficio de los cantareros o con el ligallo de pastores.

 

Protector de la garganta, para San Blas se come pan bendito para que te proteja el gaznate. En Castellote el miembro de la familia que acudía a misa, llevaba tantas galletas como miembros de casa había, para que se las comieran. En Ejulve se encomendaba a las mujeres que fuesen a la iglesia a bendecir el pan y la sal. Esta relación con la garganta lleva a algunos pueblos a cocer pastas propias de San Blas, como las pastas preparadas en Cuevas de Cañart donde se hace una masa especial a la que se añade aguardiente.

El baile o dance ha estado relacionado tradicionalmente con la fiesta de San Blas, teniendo constancia de su representación en algunos pueblos de Teruel: en Cañada de Verich por ejemplo, se bailaba el rodat, alrededor de la hoguera. La hoguera de San Blas se hacia arder en los pueblos con la leña aportada por los vecinos dejándola a la puerta de sus casas.

 

 

SANTA ÁGUEDA

 

Las mujeres romanas ya celebraban su fiesta en honor de la diosa Juno Lucina el 1 de marzo, eran las fiestas matronales, siendo el antecedente de la actual celebración de las mujeres para Santa Águeda.

 

En casi todo el Bajo Aragón ha habido una pervivencia muy implantada de restos de una sociedad basada en el respeto a lo femenino, la madre,... La mujer tenía una presencia muy activa en la vida cotidiana y en la administración y organización de la casa, no de segundo orden.

Cuando las mujeres celebran la fiesta, en la mayoría de los casos realizan actividades que habitualmente ejercen los hombres. Una particularidad que se repite en casi todas las poblaciones es el que las mujeres van a bandear o bandiar (tocar campanas llamando o anunciando su fiesta). Aunque no siempre, a veces encienden una hoguera, que suelen preparar las mujeres acarreando leña, asando viandas en su lumbre, a imitación de las realizadas para San Antón, San Sebastián o San Blas.

Otra forma de imitar a los hombres es jugando a las cartas, el guiñote o la brisca generalmente. En la misma línea de asumir el papel masculino, en este día las mujeres convidan a los hombres o los sacan a bailar, aunque en algunas poblaciones son ellas las que organizan los bailes, sin la ayuda de los hombres, a excepción de los que tocan en el conjunto. Asumir papeles que tradicionalmente han estado reservados a los hombres.

 

Una característica de la fiesta es la elaboración de una chocolatada, por su valor gastronómico, y por que las mujeres ese día quedan libres de las labores domésticas no quedando exentas de su labor de madres. En poblaciones la mujer deja arreglada la casa y la comida para el marido, dejan los hijos con el respectivo y luego salen de fiesta. En otros casos invitan a su fiesta a los hombres, comiendo de los asados que se hacen en las brasas de la hoguera.

 

Algo muy corriente para Santa Águeda son los disfraces o revestimientos de las mujeres, que puede tener una explicación por la mayor proximidad a Carnaval (esta fiesta pertenece al ciclo de celebraciones carnavalescas, o quizás tal vez se disfrazaban para evitar ser reconocidas por sus propios maridos, a pesar de mandar en este día, al día siguiente tienen que rendir cuentas a su media naranja. Un proceso de moderación de esos revestimientos los trasforma simplemente en vestirse con el traje regional.

 

El dulce típico de esta fiesta el la "tetica de Santa Águeda", además de la chocolatada y los buñuelos en otros casos.

 

Santa Águeda además de ser patrona de las mujeres lactantes se le invoca entra quemaduras y contra riesgos de fuegos sísmicos sobre todo en lugares con volcanes, no hay que olvidar que se trata de una santa siciliana, debido a su poder sobre el fuego desde que fue martirizada.

 

SAN ANTÓN

 

San Antón era un joven de familia adinerada nacido en el año 251, que distribuyó sus bienes entre los pobres y se fue a vivir a una cueva, donde acudió también el demonio para tentarlo disfrazado de bella joven provocativa, o sin disfraz.

 

La fiesta de San Antonio Abad es la más importante de cuantas se celebran en invierno, es uno de los santos que suscita mayores devociones en Aragón, conocido como San Antón. Próximas a Carnaval, que supone una inversión de los papeles que a lo largo del año viven las personas y los animales. Esta fiestas supone el día de holganza de los animales, a los burros, las mulas, las caballerías, que durante todo el año están trabajando para la economía familiar, en este día se les enjaeza, se les cuida y se les pasea, en ninguno de los casos de les hace trabajar. Su fiesta es celebrada el día 17 de Enero.

 

A San Antón se le solía representar con un cerdo al lado, que no era otro que el símbolo del demonio, pero como en la Edad Media los canónigos seguidores del santo se dedicaban al cultivo de la tierrra y tenían el privilegio de la cría de cerdos en los robledos y encinares, San Antón acabó siendo venerado como protector de los animales.

 

"San Antón es un francés

Que de Francia a España vino

Y lo que lleva a los pies

San Antón es un tocino."

 

 

"Para Enero

San Sebastián el primero,

Aunque en fechas se anticipe como varón

San Antón."

 

Los frailes antonianos de Barcelona pusieron de moda el rifar un cerdo con fines benéficos por privilegio de Carlos IV, lo que dio paso a la existencia del llamado "cerdo de San Antón", que era un tocino que pululaba durante todo el año por las calles, alimentándose de lo los vecinos le daban, durmiendo en la casa donde se metía por la noche. Era común en algunas localidades ponerle un esquilo con el que anunciaba su llegada para que así le sacasen comida. Rara era la población que no tuviese un tocino pululando por sus calles hasta la víspera de la fiesta en la dicho tocino era sacrificado con el fin de sufragar los gastos.

 

Posiblemente esta fiesta sea una cristianización de la que los romanos celebraban en honor de Consua en la que también se bendecían a los asnos, se les engalanaban y coronaba y eran llevados en recua con toda pompa por los horneros hasta el altar de Júpiter, cerrándose el festejo con cabalgatas en las que los jinetes rebuznaban lo mejor y más fuerte que podían, mientras el resto de animales de labor eran dejados en libertad, otros animales ocuparon un lugar preponderantes en la economía agrícola, también se les llevaba hasta San Antón dando tres vueltas alrededor de la imagen, siendo el resto del día de asueto para el animal. El pan bendito que se preparaba para casi todas las celebraciones religiosas, en este día lo comen las personas y también las bestias, en algunos casos se les da directamente o en otros mezclado con la cebada o el resto de alimentos. El dueño de los animales acude a la iglesia a reconocer el pan bendito y coge tantos trozos como considera que necesitará para su recua.

 

Frecuentemente, el día de San Antón es el marcado para matar el cerdo, así, se determinaba el ecuador del tiempo que debían durar las provisiones de invierno.

 

Cuando se pretende la cristianización de la fiesta, no es posible eliminar todos los ritos, el culto al fuego, los animales, la mochiganga,... y lo que se hace es intentar disfrazarlos o sustituirlos, para ello se introduce desde las parroquias la representación teatral de la vida del santo. La hoguera cristianizada deja de ser un culto al fuego y por extensión al Sol, para a ser el acto culminante de la obra de teatro que finaliza quemando la cueva de ramas de San Antón.

 

Esta representación estuvo muy extendida en algunos pueblos turolenses como Aguaviva: donde el 17 de enero se engalanaban a los animales y se les llevaba a pasear por las calles del pueblo hasta llegar a la plaza y allí se bailaba la jota del ploo y se comían unas pastas. La víspera se representaban las tentaciones se San Antón, una chica intentaba hacerle pecar, no lo conseguía y el santo se refugiaba en una cabaña hecha de leña; llegaban unos diablos y le prendían fuego. Previamente habían preparado una salida para que el actor pudiese escapar del fuego sin que lo viese el público.

Uno de los elementos propios de esta celebración en Aragón son los dichos o mochigangas de San Antón que representan una purificación colectiva. Esta fiesta es definida según el Diccionario de Autoridades como "fiesta pública que se hace con varios disfraces ridículos, enmascarados los hombres especialmente en figuras de animales. Por alusión se llama cualquier cosa ridícula con que parece que alguno se burla de otro". La mochiganga se relacionaba desde antiguo con las fiestas de Carnaval. Dependiendo de los pueblos, un hombre o varios, salen a la plaza delante de los vecinos para sacar a la luz los trapos sucios de paisanos, autoridades, entidades, clero, asociaciones,... en forma de poesía y con toda la gracia con la que se pueda componer. Es admitir, por boca de un vecino del pueblo, una especie de confesión pública, la crítica y los insultos en algunos casos son sumidas por todos los convecinos. Estas criticas tienen que hacer referencia al último año, habiendo olvidado colectivamente o perdonado todo lo anterior a dicho año. Con el paso del tiempo en algunos de estos pueblos turolenses esta forma de confesión es sustituida por los dichos al santo que cada persona le recita cuando lleva la caballería del ramal alrededor de la virgen. En los últimos años, quizás por pereza, se van repitiendo los festejos anteriores habiendo pocas novedades en la creación, hasta su casi total desaparición en la actualidad.

Uno de los dichos recogidos en muchos de los pueblos es el siguiente:

 

"San Antón, san Antoni

Una cosa te voldría dir

Los pobres plantan la viña

Y los ricos beben lo vi"

 

Lo que si es un elemento común en la practica de todas celebraciones de San Antón es la hoguera, en unas poblaciones es una, pero en otras pueden ser una por barrio como es caso de Estercuel, donde se encienden hasta más de una docena de hogueras.

 

El fuego es la forma de purificar gentes y animales, en Estercuel se celebrada la llamada "Encamisada" donde animales y personas saltan en calles estrechas por entre el fuego de las diversas hogueras que se encienden en la localidad.

Es un fenómeno curioso en el que se hace una especie de mercado en el que se ofertan especialidades, en la actualidad, cada vez más los donativos son en metálico perdiéndose tanto el rito de la subasta como el del consumo posterior de buñuelos, pastas, chorizos,... todo ello preparado por los propios vecinos del pueblo.

 

La organización de la fiesta solía estar en manos de una cofradía que nombraba a uno o varios mayorales y que además invitaba a licor y pastas a todos los vecinos de la localidad. En los sitios donde no existen mayorales suelen organizar los actos los solteros, plantando un gran pino en medio de la hoguera como un símbolo de su hombría ( en muchos lugares esta fiesta de los solteros se realiza porque alrededor de estas fechas también existe la fiesta de los casados en la que el árbol del medio suele ser de mayor tamaño). En localidades como en Pitarque se rondaba a las casadas o en La Mata de los Olmos es una fiesta de matrimonios.

 

Hay celebraciones de la fiesta fuera de su habitual fecha, el 17 de enero, y actos que no guardan ninguna relación con lo mencionado. En Bordón se dan las dos circunstancias, los actos se celebran para el día de Reyes, 6 de enero y el elemento más característico, además de la hoguera es el "bandear y zarpear" los pollos que cuelgan de una cuerda entre dos casas.

Las fiestas de San Julián el 7 de enero en Abenfigo, celebrándose San Antón el 17 de enero: un mayoral prepara la hoguera, la fiesta, el pan bendito e invitaba a todo el pueblo a pastas y licores después de misa. Alrededor de la hoguera se recitaba la mojiganga (un vecino recitaba versos mofándose de todo lo acontecido a lo largo del año, todo el mundo era susceptible de ser nombrado, ese día todo salía a la luz y nadie se enfadaba. Actualmente solo se conserva la tradicional hoguera.

San Macario en Castellote el 23 de enero son otras de las fiestas características para San Antón pero en fechas y advocaciones diferentes. El baile más característico de esta fiesta que se repite en diferentes formas en Teruel es el llamado "reinao" de Estercuel, baile que esta prácticamente olvidado en el resto de pueblos.

En Alcorisa se celebra San Antón el 17 de enero destacando la albada que se cantaba:

 

"Aquí a tu puerta he venido,

Manuela de mis amores,

A obsequiarte con mis cantos

Mejor que los ruiseñores"

 

 

La fiesta de San Antón ha desaparecido en gran medida con sus antiguos ritos y significados, pues los animales de labranza que eran los protagonistas y la razón de ser de estos actos y ritos ya están desapareciendo. A la desaparición de esta fiesta le sigue como sustituta la fiesta de los vehículos conocida como San Cristóbal.

 

Las Santonandas propias del Maestrazgo presentan motivos y personajes comunes en cada una de las escenificaciones que se representan. Por ejemplo, los demonios que con distintas personalidades y diferentes indumentarias están presentes en todas las localidades. Su misión no es otra que tentar al santo y tratar de quemarle en la barraca que se prenderá fuego al final de la Representación. Sus aperos son de una riqueza imaginativa que no tiene límites, con coloridos llamativos predominando el rojo como símbolo del infierno.

En Mirambel antes de representar la escenificación de la vida del santo hacían la cercavilla, donde se representaban las faenas de la siembra, siega y trilla en un mismo momento, produciéndose un ajuste de amo y peones segadores, sacando próximos a la hoguera las caballerías y los utensilios del campo, lanzando frutos secos como si fuese simiente. Allí mismo, entorno a la hoguera tenía lugar el volteo para comprobar la valentía de los hombres y sus caballerías (consistía en acercarse lo máximo posible al fuego sin llegar a quemarse. Como premio recibían un pollo).

 

Otras albadas que se cantaban a San Antón en las Parras de Castellote:

 

"San Antonio, San Antonio,

San Antonio, santo mío,

Líbranos de todo mal

Y de todos los peligros."

 

"Gracias a Dios que he llegado

A las gradas de este altar,

Donde está el Verbo Divino

Y San Antonio de Abad."

 

"Me despido de este templo,

También del altar mayor,

De la Capilla Sagrada

Del glorioso San Antón."

 

 

 

SAN SEBASTIÁN

 

Mártir romano del s. III, jefe de una cohorte pretoriana que fue asaeteado por defender a los cristianos. Dado por muerto fue curado por una cristiana, fue arrestado y flagelado hasta morir.

Su gran popularidad es debida a que fue invocado para luchar contra la peste y fue excusa para los escultores con el fin de hacer desnudos, forma en la es representado generalmente. La fiesta de San Sebastián también esta ligada a la hoguera rindiendo culto al fuego.

Aliaga celebra su fiesta siguiendo los mismos actos que se realizan para San Antón: hoguera, mochiganga (llamada albada), unos hombres disfrazados semejantes a las diableras. En Cañada de Verich se celebraba con la danza del "rodat", baile que se realizaba alrededor de la hoguera mientras esta ardía en el medio de la plaza.

En Alcorisa, cuenta la tradición que un concejo se reunió para buscar a un santo patrón (sería el más conveniente), se llamó a un mendigo a la puerta del lugar donde estaban reunidos considerándolo enviado de Dios y por recomendación suya eligieron como patrón a San Sebastián, comprometiendo al mendigo a realizar una talla en madera en ocho días, pasaron los días y el mendigo desapareció dejando la escultura de madera.

 

 

ENRAMADAS

 

Fiesta de transición de la primavera al verano en la que entre los ritos que se producen tienen una gran importancia el árbol o sus ramas. En Aragón esta fiesta se celebra fundamentalmente en la noche del Sábado Santo, la fiesta coincidía con la festividad del Walpurgis, la segunda festividad del año celta (dedicad al dios patrón Belemnos). Se levantaban hogueras de roble y tejo verde, colocando en la cúspide el árbol-mayo: los sacerdotes invocaban al dios de los ganados y de las cosechas para que les asegurase rebaños prolíficos y mieses abundantes, otros hacían pasar al ganado entre las hogueras con el fin de que el humo oloroso purificase a las bestias.

Coincidiendo con esta fecha se hace la bendición de términos, en algunos casos con incienso purificador, siendo la tradición cristiana que vienen a suplantar la celebración del mayo.

En Abenfigo se celebra esta festividad de las enramadas el Sábado Santo, los mozos plantaban un chopo en medio de la plaza y enramaban las casas de sus novias. En Berge y Molinos, las mozas que habían sido enramadas por la noche invitaban a la mañana siguiente a los mozos a pastas y licores. La Mata de los Olmos los pretendientes dejaban su nombre escrito con las ramas en la casa de su novia o pretendida, vigilaban la casa durante toda la noche para evitar que otro pretendiente destruyera el trabajo realizado. En Castellote no se utilizan enramadas pero se realiza un acto relacionado con ellas, se ronda a todas las solteras del pueblo ( todas pequeñas y grandes).

 

 

SAN JUAN

 

Fiesta de solsticio de verano, fiesta de fuego que da inicio a la temporada más rica en celebraciones populares y actos culturales. La hoguera de San Juan preserva según la cultura popular todo mal durante el año. La celebración del 24 de Junio esta relacionada con al agua, se debe lavar uno en la madrugada de San Juan para mantener el cutis mas terso y eliminar cualquier impureza que se tenga en el rostro, las aguas tomadas en la noche de San Juan se tienen por sanadoras. Los celtas e íberos pensaban que las fuentes eran curativas, posteriormente la iglesia católica consagró a San Juan más de 1000 fuentes en España.

Las celebraciones de San Juan Bautista son de origen pagano y han heredado una serie de rituales, prácticas y costumbres que parecen estar basadas en celebraciones precristianas. La noche de San Juan es la mas corta del año en el hemisferio norte y significa el triunfo de la luz sobre la oscuridad. En sus rituales las características principales son el sol, el fuego y el agua. Cuenta la leyenda que las cenizas curan las enfermedades de la piel y que es conveniente saltar la hoguera un mínimo de tres veces para tener un buen año.

En Molinos este culto al agua llega al extremo de lanzarse cubos de agua para prevenir enfermedades llegándose a crear auténticas batallas.

La presencia del fuego en San Juan es menos frecuente que la del agua, también de la ha relacionado con la fertilidad.

La presencia del toro como elemento totémico relacionado con esta noche mágica está en la localidad de Aliaga, a las doce de la noche se da suelta a un toro embolado por las calles del pueblo, luego le dan muerte y su carne es repartida entre los vecinos, para luego comerla en una cena con toda la comunidad, también en Aliaga se planta un árbol y se enraman las casas de las mozas.

 

 

CARNAVAL

 

El Carnaval es un rito de inversión por excelencia que arrastra consigo varios factores, es un tiempo para la crítica social, lo que se aprovecha para dar vida a un muñeco al que se la remarca todos aquellos vicios, o pecados que se quieren contrarrestar, es decir se le transmiten los males colectivos. En algunas localidades se confeccionan muñecos de paja vestidos con ropas ridículas, se les cargan de malas intenciones y se les prende fuego con el fin de limpiar la vida colectiva de un grupo.

 

 

SANTA BARBARA

 

Santa que vivió en el s. III siendo decapitada por su propio padre, quien murió después fulminado por un rayo. Desde 1966 no figura en el calendario oficial de santos a pesar de lo cual se ha seguido celebrando su festividad. Muchos pueblos turolenses tienen una ermita dedicada a Santa Bárbara situada en el lugar mas alto de la localidad dominando los cielos como diosa protectora contra las tormentas. En Aguaviva se celebra esta festividad con un dance, en Ladruñan había una cofradía que representaba la fiesta

 

La implantación minera en una parte del Parque Cultural, ha dado un relieve específico a esta celebración, alterando su culto originario.

 

 

Otras fiestas, como las del Pilar y en general cualquiera de las asociadas al toro embolado, participan del fuego, pero carecen quizás del relieve y la especificidad de las celebraciones que hemos señalado.

 

Volver al índice